manu larcenet

por arvre

tantaspequenascosas

[…]durante mucho tiempo, confundí al artista con su obra. en etapas sucesivas, gracias al psicoanálisis, he llegado a disociarlos de una forma clara: se puede ser un gran artista y un cabrón… una persona fea puede hacer cosas muy hermosas. es posible captar en el papel toda la belleza del mundo sin llegar a forma parte de ella… resulta extraño. ¿cómo puede verse uno tan superado por lo que hace? ahora bien, si la obra es mejor que el artista, ¿cómo es que no lo mejora? la mano roza lo divino mientras los pies chapotean en la mediocridad… puedes preferir el uno al otro, pero el mensajero y el mensaje rara vez se funden… mi carnicero es un tipo abominable, pero su jamón de pata negra es una delicia… el arte y la charcutería. […]

tras leer el día a día del fotógrafo marco en “los combates cotidianos“, un superhéroe de esos que no llevan uniforme cuyo poder más notorio sería el de poder sobrevivir a los ataques de pánico, a un trabajo que reporta dinero pero destruye energía, gracias a la ayuda de su compañera sentimental, su hermano, un gato y de un buen puñado de compañeros. cuesta creer que manu larcenet no es uno de esos mensajeros que se funde con su mensaje.

Anuncios