akron family

por arvre

yihiiiiiiii

el concierto de akron/family fue de nuevo el mejor de mi vida. una fiesta inolvidable. sobre todo para abel y elena ;)” sms de luismi el domingo.

“muy bien lo van a tener que hacer comets on fire en el primavera sound para que salga con una sonrisa más grande de la que tuve durante todo el concierto de akron/family del sábado. y es que no todos los días se sube uno al escenario con uno de sus grupos favoritos y un par de amigas a hacer el gañan tocando las maracas. ya tengo concierto del año, ea!” abel el lunes.

llevo un buen rato intentando escribir algo y no lo consigo. probaré desde el principio; ayer lunes me desperté a las seis, entré a trabajar a las siete y salí a las tres, comí y volví al trabajo a las cuatro, fui espíritu libre a las siete de la tarde. después de eso fui a la cooperativa, hice la compra y llegué a casa, recogí las cacas de los gatunos y revisé el correo, me llama luis y dice que está listo. le digo ok, voy a buscarlo, son las ocho y cuarto, es lunes por lo que toca carrera continua por castrelos (mañana gradas, glups). estoy muuuuuy cansado pero ahí estoy, a la tercera vuelta pierdo la estela de luis, pájara monumental, él termina con tiempos de récord y yo más rojo que las paredes del cafe de nuit de vincent. abdominales, estiramientos, ducha y nos ponemos en marcha, son las 22:00 hora española, en portugal es una menos por lo que debemos darnos prisa si queremos que nos sirvan algo especial para cenar. digo portugal porque nos vamos a braga a ver a akron/family al teatro circo, el concierto es a las 23:59. tardamos una hora y poquito, sólo nos sirven en una pizzería al lado del teatro. la pizza sin queso es de pimientos, cebolla, espárragos y champis, está más rica de lo que parecía, bebemos agua y una caneca (me río mucho cuando luis suelta ese palabro). subimos al café viana y nos tomamos a contrarreloj un pingo, uno con leite, una nata y un bolinho de arroz.

es casi la hora, entramos en el teatro, un lugar maravilloso, luis alucina con los baños, daba pena utilizarlos (pienso). me acerco a un chico con una cámara de fotos y le pregunto si podría enviarme las fotos que haga para una reseña que debo hacer al día siguiente, le escribó mi correo en un papel y cruzo los dedos de los pies mientras nos despedimos. empieza el concierto, la sala tiene un sonido maravilloso, estamos sentados sin hablar y sin poder dejar de mover los pies y la cabeza, la cosa promete. avanzan las canciones y sin saber muy bien cómo, me veo pegando botes con una pandereta en la mano (¿?), luis a mi derecha da palmas, estamos en trance, poseídos, en manos de una secta buenrrollista, me vienen a la cabeza un montón de imágenes: una convención de gnomos, bailes celtas con gente brindando con pintas que desbordan, las cargas de los rohirrim, los mejores momentos del live at pompei y el ummagumma, un coro gospel de querubines, creo ver a enriqueta, madariaga y a fellini en un bafle, guitarras cabalgando por montañas, coreografías submarinas (qué bonita i’ll be on the water), en general tengo la sensación de que la profe ha salido un momento y en cualquier momento un borrador me dará en la cabeza o me tocará saborear el polvo de la tiza. no doy crédito, soy consciente de que estoy viviendo el mejor concierto de mi vida por intensidad y por emoción. giro la cabeza y luis sigue dando palmas, ellos no paran, nadie para, esto debe ser la era acuario, sólo falta que terminemos besándonos con lengua entre todos o que venga el tipo ése que fotografía a mucha gente desnuda, por fin entiendo a que sabía el perfume de jean baptiste grenouille.

poco a poco baja la intensidad, pero muy poco a poco, tanto que no duele que termine, podrías estar toda la vida pero ha sido tan redondo que podrás recordarlo siempre, seth despliega sus alas, los peluches pajariles revolotean por el escenario, el chico al que le tocó la flauta pájaro encuentra el sonido que mejor sirve como broche, se van, nos vamos. salimos a la calle, nos miramos, son las dos y media de la mañana hora portuguesa, subimos al coche, paramos en una gasolinera y compramos agua fresca, suenan town & country y bird show, somos condenadamente felices. una luna tremendamente atractiva marca el horizonte, las frases más repetidas durante el viaje son: “tenemos que traerlos“, “¡qué buenos!” y “uf”, estamos cerca de la avenida de madrid, un gato parece saludarnos desde la cuneta, paramos el coche y le devolvemos el saludo, dejo a luis en casa, son las 4:45 hora española, él podrá entrar dos horas tarde, yo me pedí la mañana libre, “que descanses” nos reciprocamos, vuelvo a mi casa, por el camino bajo las ventanillas y todo huele a croissant, mañana desayunaré uno, pero de espelta. me despierto y mientras me pongo los calcetines me doy cuenta de que tengo ampollas en la mano, lo de la pandereta no fue un sueño, soy la felicidad y eso es lo que pretendía decir al principio y no me salía. uf, ¡qué buenos!, tenemos que traerlos.

yiiiiihiiiiiiiiiiiiiiiii

Anuncios