joshua burkett

por arvre

joshua-burkett_wheres-my-hat

joshua burkett | where’s my hat (feather one’s nest, 2007)

la portada es espantosa, cierto, es un horror. pero no importa, el valor del contenido es inversamente proporcional a las cuestiones estéticas. pero lo crean o no creo que me empieza a gustar que sea así. de joshua burkett dije hace un año que sus discos eran de esos capaces de brindarte una isla en tu casa, en tu coche o en tu habitación sólo con su escucha. en “where’s my hat” nada de eso cambia, suenan los primeros acordes de “a moon equals zero” y ya estás perdido (¿encontrado?). el magnetismo de esas cuerdas austeras, siempre acompañadas de una neblilla como telón de fondo, con las palabras justas o con la salpicadura de arreglos marcianos que aparecen por sorpresa, para volver a estar en disposición de que va pasar algo, en alerta. pero en los discos de joshua burkett nunca pasa nada (!), siempre oscilando entre el minuto y los tres minutos las canciones de burkett proponen más que resuelven, ¿y qué sugieren?. pues una barbaridad de sensaciones, de sentimientos, de situaciones. parece incluso que nunca nacieron, que siempre estuvieron ahí. sabes al oírlas que has atravesado una puerta que dentro del mundillo musical no tiene igual, es lógica la devoción por su trabajo de figuras totémicas como matt valentine o ben chasny al oír los silbidos atávicos de “wish for a blue world” o al palpar la facilidad de burkett para moverse por los trastes gracias a melodías frágiles de cimentación débil pero personalidad mayúscula (‘where’s my hat part ii’, oh my god!). en todas las canciones hay detalles que ponen los pelos de punta, puede ser una gaita, una frase, un trino o la intención (en los créditos le da las gracias a sus gatos), es igual, el nivel de sugestión o encantamiento deberían ser las razones para sentir un disco que dificilmente aparecerá al final de año en alguna lista más allá de los que saben que en el minuto cuarenta y nueve segundos de “or a constant maze” no pasa nada (!).

Anuncios