vincent van gogh

por arvre

recuerdo-del-jardin-de-Etten

a Wil, c. 16 de noviembre de 1888

Mi querida hermana,

…He acabado de pintar, para poner en mi dormitorio, un recuerdo del jardín de Etten; aquí tienes un apunte. Es un lienzo bastante grande. Aquí van los detalles del color. La más joven de las dos señoras que han salido a pasear lleva un chal escocés con cuadros verdes y rojos, y una sombrilla roja. La mujer mayor lleva un chal violeta casi negro…

Supongamos que las dos señoras que han salido a pasear sóis tú y nuestra madre; supongamos incluso que no hay el menor, absolutamente el menor vulgar y fatuo parecido, aún así la deliberada elección del color, la sombra violeta con las manchas amarillo limón de las dalias, me sugiere la personalidad de madre.

La figura con la manteleta escocesa con cuadros verde y naranja sobresale sobre el sombrío verde ciprés, contraste aún más acentuado por la sombrilla roja; esta figura me produce una impresión de ti como aquélla de las novelas de Dickens, una figura vagamente representativa.

No sé si puedes comprender que se pueda hacer un poema sólo mezclando colores, en la misma forma que pueden decirse cosas reconfortantes con la música…

De forma similar las líneas extrañas, seleccionadas y multiplicadas a propósito, serpenteando por toda la pintura, pueden no surtir efecto y dar al jardín un parecido vulgar, pero pueden presentarlo a nuestras mentes como visto en sueños, representando su carácter, y al mismo tiempo más desconocido de lo que es en realidad.

También he pintado una mujer leyendo una novela, el pelo exuberante muy negro, un corpiño verde, mangas del color del poso del vino, la falda negra, el fondo todo él amarillo, estanterías con libros. Sostiene un libro amarillo en las manos.

Suficiente por hoy. Pero recuerdo que no te he contado que mi amigo Paul Gauguin, un pintor impresionista, vive ahora conmigo, y que estamos muy contentos juntos. Me anima mucho a trabajar con frecuencia a partir de la pura imaginación.

Dale mis más cariñosos recuerdos a madre, y no te olvides de enviarme la dirección de la señora Mauve a vuelta de correo.

Os abrazo con el pensamiento, a madre y a ti.

Vuestro, Vincent

Anuncios