rachel grimes

por arvre

belafonte_flickr

rachel grimes | book of leaves (ruminance, 2009)

leí hace tiempo que la angustia es como un tornillo sin fin, y creo que no hay definición más precisa. hay algo fascinante en ese girar y girar provocado por la angustia o la melancolía, aún sabiendo lo malsano del ejercicio de funambulismo en los bordes del abismo, el ser humano se siente seguro en ese estado en el que tirar de palabras resulta del todo imposible. piensa, el ser humano, que es mil veces preferible manejar el tempo de la situación dejándose seducir por la contemplación, ese estado que invita a perderse en detalles insignificantes como el recorrido de una gota patinando por el cristal de una ventana, en la arquitectura de una telaraña o en el baile de los árboles y las hojas cuando la orquesta es dirigida por el viento.

siempre he creído que en todo eso había algo de revelación, que el paso de los años me daría la experiencia necesaria para licuar la información capaz de desactivar los detonantes. pero la realidad hoy, resuelve que el proceso ha estado, está y estará ahí siempre, es inevitable. para solucionar la angustia sólo tenemos un camino: vivirla. huir de ella es no asumir nuestra vulnerabilidad. creo que rachel grimes inconscientemente habla de todo esto en ‘book of leaves‘, o esa es la impresión que me ha dado cuando hace un rato me hipnotizó el humo que salía de la cafetera mientras sonaba “every morning, birds“. la vida es un piano.

foto: belafonte

Anuncios