lost

por arvre

Sin título-1

anteayer vi el último capítulo de lost y aunque no pretendo revelar nada más allá de mi opinión, seguramente equivocada, si no has visto aún la serie mejor no sigas leyendo.

lo que más me ha chocado han sido los constantes mensajes que llegaban antes de ver la última temporada alertando de un final lejano a las expectativas, el denominador común de esos mensajes aludía a la peor elección posible, por parte de los guionistas, dentro de las múltiples salidas factibles. tras ver el final no entiendo la desilusión, de hecho no encuentro respuesta a la pregunta ¿qué otras opciones había?. pero bueno, debo dejar claro que por ejemplo el final de la segunda temporada de carnivale me valió como final de serie a pesar de la ensalada de interrogantes sin resolver.

antes de seguir también debería reconocer que en lost siempre he buscado paralelismos con la vida, con mi vida, con la necesidad de resolver, a través de una serie, muchas de las interrogantes que pululan dentro de mi cabeza. de ahí que me haya parecido una serie tremenda, definitivamente distinta, no sé si la mejor (pienso en a dos metros bajo tierra) y que le perdone todo como a una madre.

lost no pretende revelar el de dónde venimos o a dónde vamos. la felicidad es ir, no llegar. desengáñate rafa, eso no lo iba a resolver una serie de televisión, lo que sí ha hecho esta serie es darnos pistas del quiénes somos, o mejor dicho, del cómo estamos. y eso nos lo han dejado claro al principio y al final de cada capítulo a través de un telón negro, de la propia palabra “perdidos” y de una música inquietante, porque ante esas preguntas no cabe otra respuesta que la inquietud. el valor añadido de la serie, más allá de las subtramas, es demostrar que incluso la mentalidad más hermética, hablando de razonamientos científicos, puede aceptar que el conocimiento empírico, aun no siendo tangible, es igualmente referente. y la serie sí ha conseguido que esa evolución resultase tangible gracias a jack, el eje de la serie. porque lost parte de un posicionamiento de ciencia ficción pero es más una serie de personajes y en concreto de uno, jack, algo que ha quedado claro desde la primera escena del primer capítulo hasta la última, con un abrir y cerrar de ojos tremendamente explícito. jack es el viaje iniciático que todos recorremos, con mayor o menor suerte, desde que nacemos hasta que morimos. por lo tanto preguntarse ¿qué es la isla?, ¿qué significan los números?, ¿qué pasa con la iniciativa dharma? ¿y la estatua?, ¿y walt? etc… creo no tiene sentido alguno, la isla es un escenario, la isla y todo lo que la rodea es attrezzo. lo importante es la evolución de los personajes y ahí todas, o casi todas, las interrogantes se despejan. como mucho puedo aceptar que la isla es otro personaje más, un ente que, como tal, es y será siempre enigmático.

en cuanto al final en sí, también debería confesar que me he venido a pasar el día a las islas cíes, nada mejor que venirse solo al punto más alto de estas islas para hablar de la isla. estando aquí he recordado algo que me dijeron hace muuuuuchos años ante un ataque de ansiedad que sufrí tras un mal viaje, quería morir, deseaba morir y despertar, “rafa no quieras morir porque ya estás muerto”, esto dicho así suena a conversación de algún personaje chamánico de carlos castaneda y a que estoy como una regadera, lo asumo, pero es algo que me hizo pensar mucho. de hecho cuando hace tres años akron/family publicó love is simple no pude más que esbozar una mueca cómplice al oír por primera vez “don’t be afraid, you’re already dead“. hablo de mueca porque hace tiempo que estoy convencido de que todos estamos muertos, que el cielo o el infierno son sólo estados mentales, que esta vida que vivimos no es otra cosa que un purgatorio, es aquí donde tenemos la oportunidad de redimirnos o condenarnos, pero las buenas noticias es que en este ahora las cosas sólo dependen de nosotros, que aquí no hay más humo negro que nuestro miedo, y que la resistencia a los campos electromagnéticos podemos trabajarla sabiendo que somos el imán de nuestras circunstancias, con nuestros temores sí, pero también con nuestros deseos. y que el sentido de la vida lo marca todo aquello que da vueltas en nuestra cabeza y corazón, el esfuerzo que empleamos en soltar los lastres que nos aprisionan y el esfuerzo también por satisfacer nuestros anhelos, porque esta vida en la que haces la compra, pagas impuestos, vives solo o en pareja, madrugas o no para ir a trabajar, escuchas o no a mountain man es sólo parte de un camino que hasta que físicamente desaparezcas no podrás saber a dónde lleva. de ahí que el final de lost a mi me colmase por completo.

¿alguna conclusión? mmmmm la mía es sencilla; sé y confirmo que hay otra, o más vidas, por lo tanto en ésta seguiré cuestionando mis límites, el umbral de mis temores, seguiré disfrutando de las pequeñas o grandes cosas que me rodean y procuraré ir atando cabos sueltos. lo sé, lo sé, menuda conclusión de escotilla, perdón, de pacotilla. peeero, ¿y si fuera verdad?. uh.

Anuncios