jason molina

por arvre

ason

me entero ahora que jason molina se ha ido. me descoloca como lo hizo jack rose en su día, pero me deja un poso tal vez más difícil de digerir porque, a diferencia de jack rose, jason molina me ha acompañado desde hace más años. y aunque le hubiese perdido la pista musical desde la invasión de los micrófonos en los árboles, un disco, ‘ghost tropic‘ sigue sonando de vez en cuando y de cuando en vez en mi casa. me entero de que jason molina trabajaba en una granja de pollos, y que alcohol se lo había llevado por delante. un final excesivamente cruel para una de las cabezas más interesantes que he conocido. allá donde estés descansa en paz mr. molina.

not just a ghost’s heart

Anuncios