sinsal Son EG | festival sinsal #XII

por arvre

best-tweet-ever

jambinaaaarrlll, blam de lam denauer, mdou moctar fistro de la pradera, pues sí tiene razón chimpinho, chiquito es el curator del festival sinsal tiempo ha, pero no se había revelado nunca. tras partirme el culo todo lo posible y más con este tweet (probablemente el mejor de la historia)  me gustaría analizar un poco lo que ha sido la experiencia en san simón este año si el jet lag lo permite.

tengo la necesidad de escribir por aquello de intentar comprender el fracaso de este año. porque sí, aunque el feedback de los followers es positivo (como siempre), no se puede (ni se debe) hablar de otra cosa que no sea fracaso. tras 12 años de festival, cinco en la isla, me parece del todo incomprensible que no se vendan todas las entradas. hablamos señores y señoras de 2.100 entradas, 700 humanos y humanas por día. hablamos de una oferta que incluye un viaje de ida y vuelta en barco por la ría de vigo, la posibilidad de pisar un espacio lleno de huellas que forman parte de nuestra historia y establecer una interacción con él, con el añadido de poder disfrutar de un buen puñado de artistas por día, artistas que chiquito aparte, cuesta bastante reclutar para el festival.

y no, no consigo entender cómo esta propuesta no tiene más público objetivo. ok, tenéis razón, sinsal siempre ha defendido una oferta cultural basada en el reto que supone estimular sentidos y dirigirlos a espacios mentales menos transitados. en el mundo que imagina mi cabeza la isla debería favorecer esa apertura mental a la hora de encarar nuevas propuestas pero una vez más no lo ha conseguido. ¿dónde está el error?, ¿en qué se ha fallado?, ¿qué detalles se han escapado?, ¿por qué periodistas con un bagaje musical acojonante han tenido que venir acreditados para poder ensalzar el festival?, ¿por qué no ha salido de ellos y ellas el venir antes?

hay quién piensa que atravesamos un momento económico difícil, no es nada fácil sobrevivir hoy en día porque vivir lo que es VIVIR es algo que ya se nos escapa a la mayoría. ok, asumo teóricamente que todas tenemos menos dinero, porque en la práctica, es decir, en la calle, no veo ese reflejo. los garitos por la noche siguen petados, los festivales grandes siguen funcionando como esa gran caja registradora en la que se han convertido, es decir, no puedo creer que los 25€ del viernes o los 50€ que costaba la entrada el sábado / domingo sean los culpables del fracaso.

pienso por lo tanto si el discurso se ha interiorizado en demasía, si la oferta se ha vuelto tan endogámica que no despierta curiosidad en la diáspora. si todo el rollo sin sal reflejado en la opacidad del cartel, en la gráfica, en la comunicación, etc. se ha llevado por delante las ganas de acercarse y dejarse seducir, si se ha creado un magma tan envolvente que más allá de los acólitos resulte del todo imposible atravesar, adentrarse en él, fundirse en él. es tiempo de pensarlo detenidamente, de analizar los restos del incendio porque dan ganas de dedicarse a la venta ambulante de pepinos o al reparto de paquetería. porque créanme, producir un festival de estas características es una auténtica majarada.

también pienso en el público y sus tempos mentales. da igual que sea verano o que el viernes haya sido festivo, el sábado seguirá siendo el día oficial de la fieshhhhta, de ahí que tanto el viernes como el domingo la isla no se llenase. ok, asumo entonces que en los esquemas mentales de cada uno no puedo meterme, vale, i got it. el rollo es que no termino de entender la frialdad para con los artistas y ahí es probable que la repetición del cartel sábado / domingo suponga un problema. es fácil adivinar la emoción de cualquier artista cuando desembarca en la isla el primer día, pero repetir sensaciones la segunda fecha es difícil y ahí debería entrar en juego el diálogo que establece un concierto entre artista / público. si no hay entusiasmo en la audiencia es difícil no terminar regalando un concierto plano, y el panorama del domingo resultó excesivamente frío. y aunque la posibilidad de estirar un pareo en la hierba, para disfrutar de un concierto sentado, resulte una seña de identidad del festival cuesta entender esa actitud ante los disparos cósmicos de blam de lam o en el calor de xenia rubinos por ejemplo. porque puestos a pensar creo que esa indiferencia tendría la misma dimensión estando subido chiquito al escenario, ah no, espera, que chiquito nos gusta a todos. y toda esta herida sangra más cuando me viene a la cabeza la imagen de un apenino emocionado tras tocar en el cementerio.

esa conexión público / artista es fundamental para que un evento de estas características funcione. entiendo que jacco gardner pueda gustarte más o menos, pero coño, si ves que el de al lado se levanta porque el rollito melodía california con el sol bajando mola y le lleva a querer mover los pinreles, no pidas al tipo que tienes delante que se siente porque no puedes ver, déjate llevar. lo de poner el pareo en primera fila con wire lo dejo para otro día. anécdotas aparte lo interesante aquí es apuntar a las necesidades que tiene un festival de 10 horas, en muchos momentos tirará con facilidad de ti (ahí están chelsea wolfe o wire), pero en otros será el propio festival el que te necesite a ti para crear esa simbiosis perfecta que deviene en plenitud.

en definitiva, creo que los culpables del fracaso son a partes iguales público y organización en una ecuación paradójica, o bien la organización no consigue hacer click en el público o bien el público no permite que la organización le haga cosquillas.

insisto, es tiempo para la reflexión, para la crítica, pero ojo, la crítica que sepa elegir bien la vara de medir, que asuma los parámetros utilizados para montar el chiringuito, que hablamos de sinsal y no del museo reina sofía o el teatro de mérida. a mi personalmente la resaca me deja infinidad de sombras, pienso en la poca capacidad para la sorpresa que nos permitimos y me parece tremendamente triste, será tal vez porque creo a pies juntillas en esta forma de hacer las cosas y en mi ingenuidad también creo que tras 12 años habría más luz al otro lado del túnel pero se ve que no.

Anuncios